mapNuestra Ubicación
Click Aquí
mapProx. Servicio
8:00am & 11:30am

Día 31 - Entiende tu FORMA

 “Me hiciste con tus propias manos; tú me diste forma.” - Job 10:8 (NVI)

“El pueblo que yo me he formado contará mis alabanzas.” - Isaías 43:21 (PAR)

VIDEO DE INTRODUCCION POR RICK WARREN

SÓLO TÚ PUEDES SER TÚ.

D

ios nos diseñó a cada uno de nosotros de tal manera que no haya un doble en el mundo. Nadie tiene la misma mezcla exacta de factores que te hacen único. Eso significa que nadie más en la tierra podrá jugar el papel que Dios planeó para ti. Si no haces tu contribución especial al cuerpo de Cristo, ésta no se hará. La Biblia dice: “Hay diferentes tipos de dones espirituales... diferentes maneras de servicios... diferentes habilidades para hacer el servicio”. 1 En el capítulo anterior explicamos los primeros dos: tus dones espirituales y tu oportunidad del corazón. Ahora veremos el resto de tu FORMA para servir a Dios.

FORMA: RECURSOS PARA USAR

   Tus recursos son los talentos naturales con los que naciste. Algunas personas tiene recursos naturales con las palabras: ¡hablan desde las entrañas! Otras tienen recursos atléticos innatos, son excelentes en coordinación física. Otros son buenos en matemáticas, música o mecánica.

   Cuando Dios quería que se hiciera el Tabernáculo y todos los utensilios para la adoración, proveyó artistas y artesanos que fueron formados con “Sabiduría, inteligencia y capacidad creativa para hacer trabajos artísticos... y para emplear toda clase de artesanía”. 2

   Aún hoy Dios confiere esas habilidades y miles más, para que las personas puedan servirle.

   Todos nuestros recursos provienen de Dios. Incluso los que usamos para pecar son dados por Dios, sólo que son mal usados o se abusan de ellos. La Biblia dice: “Dios nos ha dado a cada uno de nosotros la habilidad de hacer bien ciertas cosas”. 3 dado que las habilidades naturales o recursos provienen de Dios, son tan importantes y espirituales como tu forma espiritual. La única diferencia es que ellas te fueron dadas al nacer.

   Una de las excusas más comunes de las personas para no servir es: “Yo no tengo ningún recurso”. Esto es ridículo. Tienes docenas, probablemente cientos de habilidades no explotadas, no reconocidas y sin uso; habilidades inactivas dejadas de lado. Muchos estudios han revelado que el promedio de las personas posee de 500 a 700 diferentes habilidades y destrezas, más de las que te puedes imaginar.

   Por ejemplo, tu cerebro puede almacenar cien trillones de hechos. Tu mente puede manejar 15.000 decisiones en un segundo, como cuando tu sistema digestivo está trabajando. Tu nariz puede oler hasta 10.000 diferentes olores. Tu tacto puede efectuar miles de contactos diarios y tu lengua puede saborear una parte de quinina en dos millones de partes de agua. Eres un increíble legajo de habilidades, una maravillosa creación de Dios. Parte de la responsabilidad de la iglesia es identificar y utilizar tus habilidades para el servicio de Dios.

   Cada recurso puede usarse para la gloria de Dios. Pablo dijo: “Cualquier... cosa que hagan, haganlo todo para la gloria de Dios”. 4 La Biblia está llena de ejemplos de habilidades diferentes que Dios usa para su gloria. Aquí hay algunas mencionadas en la Escritura: habilidad artística, habilidad arquitectónica, administrativa, bancaria, naviera, para hacer caramelos, debatir, diseñar, embalsamar, bordar, cincelar, cultiva, pescar, dirigir, manejar, construir, hacer música, armas, coser, pintar, plantar, filosofar, inventar, carpintear, navegar, vender, ser soldado, marino, enseñar, escribir literatura y poesía. La Biblia dice: “Hay habilidades diferentes para desempeñar el servicio, pero es el mismo Dios quien da la habilidad a todos para su servicio particular”. 5 Dios tiene un lugar en su iglesia donde tu especialidad puede brillar y puedes hacer la diferencia. Queda de tu parte encontrar ese lugar.

Lo que soy capaz de hacer, eso es lo que Dios quiere que haga.

   Dios da la habilidad a ciertas personas de hacer mucho dinero. Moisés les dijo a los israelitas: Recuerden al Señor su Dios, porque Él es quien les da la habilidad de producir riquezas”. 6 Las personas con esta habilidad son buenas levantando negocios, haciendo ventas y tratos y obteniendo ganancias. Si tienes esta habilidad para comerciar, debes usarla par la gloria de Dios. ¿Cómo?:

  • Primero, capta tu habilidad, entrégala a Dios y dale el crédito.
  • Segundo, usa tu negocio para servir a otros y para compartir tu fe con los incrédulos.
  • Tercero, devuelve al menos el diez por ciento de las ganancias a Dios como acto de adoración. 7

Finalmente, alcanza tu meta: Ser edificador del reino más que edificador de riquezas. Explicaré esto en el capítulo 34.

   Lo que soy capaz de hacer, eso es lo que Dios quiere que haga. Tú eres la única persona en la tierra que puede usar tus habilidades. Nadie puede jugar tu papel, porque nadie más tiene la forma única que Dios te ha dado. La Biblia dice que Dios te equipó “con todo lo que necesitas para hacer su voluntad”. 8 Para descubrir la voluntad de Dios para tu vida, debes examinar seriamente en qué eres bueno y en qué no. Si Dios no te dio habilidad para entonar una melodía, seguro que no espera que seas cantante de ópera. Él nunca te pedirá que dediques tu vida a una tarea para la que no tengas talento. Por otra parte, las habilidades que tienes son señales fuertes de lo que Dios quiere que hagas en tu vida. Hay indicios que te permiten conocer cuál es la voluntad de Dios para ti. Si eres bueno diseñando, o reclutando, o dibujando u organizando, es muy seguro asumir que el plan de Dios para tu vida incluye esa habilidad en alguna manera. Dios no desperdicia recursos, Él preparará nuestro llamado con nuestras capacidades.

   Tus recursos no te fueron dados para subsistir, Dios te los dio para tu ministerio. Pedro dijo: “Dios Les ha dado a cada uno de ustedes algunas habilidades especiales; asegúrense de usarlas para ayudarse cada uno, compartiendo con otros los muchos tipos de bendiciones de parte de Dios”. 9

DIA 31
Entiende
tu FORMA.

   En este momento, cerca de 7.000 personas están usando sus habilidades ministeriales en la Iglesia Saddleback, proveyendo los mas variados tipos de servicio que te puedas imaginar: reparando carros donados para darlos a los necesitados; haciendo los mejores convenios para las compras de la iglesia en jardinería, organizando archivos, diseñando arte, elaborando programas, construyendo, proveyendo cuidados de salud, preparando comidas, componiendo canciones, enseñando música, escribiendo grandes propuestas, entrenando equipos, haciendo investigaciones para sermones o traduciéndolos, y cientos de otras tareas especializadas. A los nuevos miembros se les dice: “¡Cualquier cosa que hagas bien, debes ponerla al servicio de tu iglesia!”

FORMA: MI PERSONALIDAD CUENTA

   Con frecuencia no nos damos cuenta de lo verdaderamente únicos que somos cada uno de nosotros. Las moléculas de ADN pueden unirse en una gama de números infinitos. El número es 10 elevado a la 2.400.000.000. Esta es la probabilidad de encontrar alguien parecido a ti. Si escribieras ese número con cada cero, ¡necesitarías una tira de papel de dos centímetros de ancho por 59.544 kilómetros de largo!.

  Para poner esto en perspectiva algunas científicos han sugerido que todas las partículas en el universo con probablemente menos de 10 con 76 ceros detrás, mucho menos que las posibilidades de tu ADN. Tu singularidad es un hecho de vida científico. Cuando Dios te hizo, rompió el molde. Nunca ha existido ni existirá alguien exactamente igual a ti.

   Es obvio que a Dios le gusta la variedad, sino solo ¡mira a tu alrededor! Él nos creó a cada uno con una combinación única de atributos personales. Dios hace a los introvertidos y los extrovertidos. A los que aman la rutina y a los que les gusta la variedad. El hace personas “pensadoras” y “perceptivas”. Algunas trabajan mejor cuando se le asigna un trabajo individual mientras que otras trabajan mejor en equipo. La Biblia dice: “Dios obra a través de personas diferentes en maneras diferentes, pero es el mismo Dios quien cumple su propósito a través de todos ellos”. 10

   La Biblia nos da abundante prueba de que Dios usa todo tipo de personalidades. Pedro era sanguíneo . Pablo era un colérico . Jeremías era melancólico . Cuando miras las personalidades diferentes en los doce discípulos, es fácil ver por qué algunas veces tenían conflictos entre ellos.

   No hay temperamentos “correctos” o “equivocados” en el ministerio. Necesitamos todo tipo de personalidades para tener un balance en la iglesia y darle sabor. El mundo sería un lugar muy aburrido si todos fuéramos simplemente vainilla. Afortunadamente, las personas viene en más de treinta y un sabores.

Te sientes bien cuando haces lo que Dios quiere que hagas.

   Tu personalidad afectará cómo y dónde uses tus dones espirituales y recursos. Por ejemplo, dos personas pueden tener el mismo don de evangelizar, pero si una es introvertida y la otra es extrovertida, ese don se expresará en maneras diferentes.

   Los carpinteros saben cuán fácil es trabajar siguiendo la veta de la madera en lugar de ir contra de ella. De la misma manera pasa cuando estás forzado a ministrar de una manera que es ”ajena” a tu temperamento, porque crea tensión, incomodidad, requiere fuerzas y energías extras, y produce menos que mejores resultados. Este es el meollo de por qué imitar el ministerio de alguien nunca resulta. Tú no tienes su personalidad. Por otra parte, ¡Dios te hizo para que seas tú! Puedes aprender del ejemplo de otros, pero debes depurar lo que aprendes a través de tu propia forma. En la actualidad hay muchos libros y herramientas que pueden ayudarte a entender tu personalidad de manera que puedas determinar cómo usarla para Dios.

   Así como los vitrales, nuestras personalidades reflejan la luz de Dios en muchos colores y modelos. Esto bendice a la familia de Dios con profundidad y variedad. También nos bendice personalmente. Te sientes bien cuando haces lo que Dios quiere que hagas. Cuando ministras de manera congruente con la personalidad que Dios te dio, experimentas realización personal, satisfacción y productividad.

FORM A : ANTECEDENTES (SIRVEN PARA ALGO)

   Tú has sido formado por tus antecedentes en la vida, tus experiencias, la mayoría de las cuales estuvo fuera de tu control. Dios permitió todas ellas para su propósito de moldearte. 11 A fin de determinar tu forma para servir a Dios, debes examinar por lo menos seis tipos de experiencias:

  • Familiares : ¿Qué aprendiste al crecer en tu familia?
  • Educacionales : ¿Cuál fue tu materia favorita en la escuela?
  • Vocacionales : ¿En cuál trabajo has sido más eficiente y cuál has disfrutado más?
  • Espirituales : ¿Cuál ha sido tu momento más importante con Dios?
  • Ministerio : ¿Cuánto has servido a Dios en el pasado?
  • Dolorosas : ¿Qué has aprendido de los problemas, lesiones, aguijones y pruebas?

   Es esta última categoría, la de las experiencias dolorosas, la que dios usa la mayoría de las veces para prepararte para su ministerio. ¡Dios nunca desperdicia el dolor! De hecho, el ministerio más grandioso surgirá de tu dolor más grande. ¿Quién puede ministrar a los padres de un niño con síndrome de Down sino otra pareja que tenga un niño en la misma condición? ¿Quién puede ayudar mejor a un alcohólico a superarse que alguien que haya luchado contra ese demonio y logró su libertad? ¿Qué mejor apoyo para una esposa cuyo esposo la dejó por un romance, que el de una mujer que ya pasó por esa agonía?

   Dios intencionalmente permite que atravieses por experiencias dolorosas para equiparte para que ministres a otros. La Biblia dice: “Él nos consuela en todos nuestros problemas de manera que podamos consolar a otros. Cuando otros están en problemas, debemos estar dispuestos a darles a ellos el mismo consuelo que Dios nos ha dado”. 12

   Si realmente deseas ser usado por Dios, debes entender una verdad poderosa: las experiencias que más te han dejado resentido y lastimado en la vida, las que has ocultado y has olvidado, son las que Dios quiere que uses para ayudar a otros. ¡Ellas son tu ministerio!

   Para que Dios use tus experiencias dolorosas debes estar dispuesto a compartirlas. Debes estar dispuesto a compartirlas. Debes estar dispuestos dispuesto a compartirlas, debes dejar de encubrirlas, y honestamente admitir tus faltas, fallas y temores. Quizás haciendo esto hagas tu ministerio más efectivo. Las personas se animan más cuando les compartimos la manera en que la gracia de Dios nos ayudó en nuestra debilidad, más que jactarnos de nuestras fortalezas.

Para que Dios use tus experiencias dolorosas, debes estar dispuesto a compartirlas.

   Pablo entendió esta verdad, de manera que fue sincero acerca de su contienda con la depresión. Él admitió: “Hermanos no queremos que desconozcan las aflicciones que sufrimos en la provincia de Asia. Estabamos tan agobiados bajo tanta presión, que hasta perdimos la esperanza de salir con vida: nos sentiamos como sentenciados a muerte. Pero eso sucedio para que no confiaramos en nosotros mismos sino en Dios, que resucita a los muertos. Él nos libró y nos librará de tal peligro de muerte. En Él tenemospuesta nuestra esperanza, y él seguira librándonos”. 13

   Si pablo hubiese ocultado su experiencia de duda y depresión como un secreto, millones de personas nunca se habrían beneficiado de ella.

   Los antecedentes, sólo si son compartidos, ayudan. Aldous Huxley dijo: “La experiencia no es lo que te pasa a ti. Es lo que hacen con lo que te pasa”. ¿Qué harás con lo que has tenido que vivir? No deseches tu dolor, úsalo para ayudar a otros.

   Como ya hemos visto las cinco maneras en que Dios te ha formado para el servicio, espero que tengas un aprecio más profundo por la soberanía de Dios y una idea más clara de cómo te ha preparado para el propósito de servirle. Usar tu FORMA es el secreto para ambas cosas: la eficiencia y el cumplimiento del ministerio. 14 Serás más efectivo cuando uses tus dones espirituales y tus habilidades en el área que tu corazón desea, y en la manera que mejor exprese tu personalidad y experiencia. Mientras mejor te capacites y uses tus recursos, más exitoso serás.

DÍA 31
PENSANDO EN MI PROPÓSITO
Punto de reflexión:


Nadie puede ser yo.
 

Versículo para recordar:


«Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas» 
1 Pedro 4:10 (NVI).

Pregunta para considerar:


Lo que Dios me da, habilidades o experiencias personales, ¿puedo ofrecerlas a mi iglesia?

Leído 837 Tiempo

Medios

Audio Día 31 Propósito #4 - Entiende tu FORMA Zondervan Audiolibros

Deje un comentario

Ultimas Noticias

Próximo Servicio empieza Domingo desde 8:00am y 11:30am.

Por favor no llegues Tarde e invita a un amigo.

Acerca de Nosotros

Somos una Comunidad Cristiana que tiene como  único objetivo el de predicar y compartir el evangelio de nuestro Señor Jesucristo a todas las Naciones. Para lograr esto tenemos una Visión, una declaración de Fé básica, la descripción de nuestro emblema e Himno y una familia Pastoral.

holy bible